fbpx
+1 (323) 282-7770 frontdesk@gondim-law.com

Solicitud de protección: asilo versus suspensión de la expulsión

Para aquellas personas que buscan refugio seguro dentro de los EE. UU. después de huir de sus países de origen debido a persecución o daño, la opción ideal es solicitar asilo. Sin embargo, el programa de asilo tiene requisitos específicos para calificar y poder solicitarlo.

Aquellos que no califican para asilo, posiblemente aún podrían calificar para la retención de expulsión y sirve como una vía legal diferente que puede permitir a los solicitantes permanecer en los EE. UU. por más tiempo.

Este artículo servirá como una guía completa, explorando las distinciones entre el proceso de solicitud de asilo y la suspensión de la expulsión.

¿Qué es el asilo?

El asilo es una forma humanitaria de protección otorgada a personas que ya se encuentran en los Estados Unidos o aquellos que ingresan por un puerto de entrada de los EE. UU. debido a que se vieron obligados a escapar de su país de origen debido a varias razones que incluyen persecución, conflicto armado, guerra, pandillas. violencia, pobreza extrema, etc.

A veces se confunde a un asilado con un “refugiado”. Un refugiado es una persona fuera de su país de nacionalidad que no puede o no quiere regresar a su país de nacionalidad debido a persecución o a un temor fundado de persecución por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a una determinada grupo social u opinión política. Un asilado es una persona que cumple con la definición de refugiado y ya está presente en los Estados Unidos o busca admisión en un puerto de entrada.

Toda persona tiene derecho a solicitar asilo, sin importar quién sea, de dónde venga o cuándo decidiera huir de su país de origen. El derecho a buscar asilo está descrito en la Convención sobre Refugiados de 1951 y su enmienda de 1967, que enumera los derechos protegidos de los solicitantes de asilo y refugiados. Una de las protecciones más importantes establecidas por la Convención es el derecho de los refugiados y solicitantes de asilo a estar protegidos contra retornos forzosos a un país donde enfrentarán graves amenazas a su vida o su libertad. Esta protección otorga a los solicitantes de asilo el derecho a solicitar asilo sin temor a ser devueltos a su país de origen, incluso si aún no se ha determinado su condición de refugiado. Básicamente, todos los países, no sólo Estados Unidos, son responsables de brindar protección a los solicitantes de asilo y deben aceptarlos cuando llegan a sus respectivos puertos de entrada.

Una vez que a un refugiado se le concede protección de asilo dentro de los EE. UU., se le permite solicitar ciertos beneficios, como recibir un número de seguro social y un documento de autorización de empleo. Además, se les permite solicitar y solicitar que sus familiares directos se reúnan con ellos en los EE. UU. En el futuro, esa persona también puede solicitar su residencia permanente en los EE. UU. bajo el programa de asilo, siempre que cumpla con los requisitos de elegibilidad.

Propósito y diferentes tipos de casos de asilo

El propósito clave de otorgar asilo es brindar refugio a personas que tienen un temor fundamentado de persecución por razones específicas, brindándoles la oportunidad de vivir y trabajar en los Estados Unidos de manera segura.

Hay dos formas en que una persona puede solicitar asilo en los EE. UU.: afirmativa y defensivamente. En 2022, se creó una tercera vía, la Regla de Procesamiento de Asilo, es decir para personas que llegan desde la frontera, que es una forma de procesamiento de asilo acelerado.

El asilo afirmativo es para aquellos que no están en proceso de deportación y pueden solicitar asilo a través del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS). Si finalmente USCIS no concede la solicitud de asilo y el solicitante no tiene ningún otro estatus migratorio legal, entonces se le remite al tribunal de inmigración para procedimientos de deportación, donde puede renovar su solicitud de asilo a través de un proceso defensivo y comparecer ante un tribunal de inmigración. juez.

El asilo defensivo es para aquellos en proceso de deportación que pueden solicitar asilo presentando una solicitud ante un juez de inmigración.

Independientemente de la forma en que se solicite asilo, las tres formas requieren que usted esté físicamente presente en los EE. UU. o que esté buscando asilo en un puerto de entrada antes de que se pueda presentar el proceso de asilo.

Además, el solicitante de asilo debe demostrar que cumple con la definición de refugiado, lo que significa proporcionar pruebas que demuestren que ha sufrido persecución por un motivo protegido en el pasado y/o que tiene temores fundados de persecución futura en su país. país de origen.

Otro requisito es que el solicitante de asilo debe solicitar asilo dentro de un año de su llegada más reciente a los EE. UU.

Beneficios y limitaciones del Asilo

La concesión de asilo conlleva beneficios considerables que brindan a los asilados la oportunidad de permanecer en los Estados Unidos bajo un estatus legal y recuperarse del trauma de la persecución pasada. Estas ventajas incluyen la elegibilidad para una autorización de trabajo, lo que puede ayudar enormemente en la integración económica y social de los asilados. Entre otros beneficios otorgados a los asilados se incluyen asistencia financiera o médica, preparación para el empleo y colocación laboral, etc. Además, los asilados tienen derecho a solicitar que su cónyuge e hijos solteros menores de 21 años se reúnan con ellos en los Estados Unidos, y después de un año , ellos y sus familiares elegibles pueden solicitar la residencia permanente.

No obstante, existen ciertos factores que pueden impedir que una persona solicite asilo. Las personas con condenas penales específicas, aquellas que representan una amenaza para la seguridad de los Estados Unidos o aquellas que han participado en la persecución de otros pueden no ser elegibles para asilo. Es importante que los solicitantes de asilo naveguen por estas limitaciones con cuidado y busquen asesoramiento legal para comprender cómo podrían afectar su capacidad para solicitar asilo.

¿Qué es la suspensión de la expulsión?

La suspensión de la deportación es una medida de protección crucial dentro del sistema judicial de inmigración de los Estados Unidos. Sirve como salvaguardia para personas que enfrentarían graves amenazas a su vida o libertad si fueran deportadas a su país de origen por motivos de raza, religión, nacionalidad, opinión política o pertenencia a un grupo social en particular.

A diferencia del asilo, que ofrece un camino hacia la residencia permanente y la ciudadanía, la retención de la expulsión es una forma más limitada de alivio. No proporciona una ruta directa hacia el estatus migratorio permanente. En cambio, impide que el gobierno de Estados Unidos lleve a cabo la expulsión del individuo a un país donde el individuo tiene una alta probabilidad de enfrentar persecución. Esto significa que este recurso legal sólo está disponible para quienes se encuentran en proceso de deportación en un tribunal de inmigración.

Una de las características distintivas de la suspensión de expulsión es su carácter obligatorio. Si un juez de inmigración determina que una persona cumple con los criterios, el juez debe conceder la suspensión de la deportación. Esto significa que la persona a la que se le concede la suspensión de expulsión nunca podrá salir de los EE. UU. sin que el juez ejecute una orden de expulsión formal. En particular, para ser elegible para la retención de expulsión no se considera si la persona presentó su solicitud dentro del año posterior a su llegada o si está firmemente reasentada en otro país, requisitos que son relevantes para ser elegible para asilo.

Para ser considerado para esta protección, los solicitantes deben superar un exigente umbral probatorio. Deben demostrar de manera convincente una probabilidad superior al 50 por ciento de que serían perseguidos al regresar a su país de origen debido a uno de los motivos protegidos. Este estándar más alto diferencia la suspensión de la expulsión del asilo y refleja su estatus como una forma de alivio que está disponible incluso cuando el asilo puede no estarlo.

La suspensión de la expulsión, una alternativa al asilo, exige un mayor grado de prueba por parte del solicitante. Para calificar para esta forma de alivio, las personas deben convencer a un juez de inmigración en la corte, no a un oficial de asilo de USCIS, de que existe una probabilidad “más probable que improbable” de enfrentar persecución en su país de origen por motivos de raza, religión, nacionalidad, membresía. en un determinado grupo social u opinión política.

Propósito y requisitos de elegibilidad

El propósito esencial de la suspensión de la expulsión es brindar protección contra la persecución a personas que podrían no calificar para el asilo (tal vez debido a que no cumplieron con el plazo de un año para presentar la solicitud u otras razones) pero que aún así demuestran un peligro apremiante si son devueltas a su país de origen. Si bien el umbral de elegibilidad para el asilo se basa en un temor bien fundado de persecución, la suspensión de la expulsión requiere un estándar de prueba más alto. Los solicitantes deben demostrar que es más probable que ocurra persecución que no, lo que equivale a una probabilidad de más del cincuenta por ciento. Esta protección, sin embargo, tiene ciertas limitaciones: no confiere el derecho a solicitar la residencia permanente ni garantiza al individuo una seguridad completa, ya que personas con determinados antecedentes penales o que representen un peligro para la comunidad podrían no ser elegibles.

Además, la suspensión de la expulsión es una protección difícil de obtener.

Comprender el proceso de solicitud de asilo afirmativo

El proceso de solicitud de asilo afirmativo comienza cuando una persona, físicamente presente en los EE. UU., presenta el Formulario I-589, Solicitud de asilo y retención de expulsión, ante el USCIS, dentro de un año de su llegada, a menos que circunstancias extraordinarias justifiquen la demora. Tras la presentación, los solicitantes de asilo afirmativo pasarán por una serie de pasos, que incluyen recibir un aviso de aceptación de su solicitud, someterse a verificaciones de seguridad y antecedentes y asistir a una entrevista con un oficial de asilo.

Durante esta entrevista crítica, el solicitante debe afirmar de manera convincente un temor creíble de persecución basado en características como raza, religión, nacionalidad, opinión política o pertenencia a un grupo social en particular. Si la solicitud de asilo se niega afirmativamente, el solicitante recibirá un Aviso de comparecencia (NTA) ante un tribunal de inmigración donde podrá presentar su caso de manera defensiva a través de la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración (EOIR).

USCIS tiene como objetivo adjudicar solicitudes de asilo afirmativas dentro de los 180 días posteriores a la presentación, pero varios factores, que incluyen, entre otros, la capacidad del solicitante para presentar pruebas suficientes y convincentes, así como la propia demora en el procesamiento de USCIS, pueden afectar este cronograma.

Descripción general del proceso de solicitud de suspensión de expulsión

Cuando se trata de retener la expulsión, el solicitante debe demostrar que existe una probabilidad clara (específicamente, una probabilidad superior al 50 por ciento) de persecución si regresa a su país de origen. Esta solicitud a menudo se presenta al mismo tiempo que la solicitud de asilo utilizando el mismo Formulario I-589.

Sin embargo, una diferencia clave es que, si bien un oficial de asilo de USCIS puede otorgar asilo, la autoridad para otorgar la suspensión de la expulsión reside exclusivamente en los jueces de inmigración dentro de los tribunales de inmigración. Como tal, esta forma de protección sólo puede solicitarse de forma defensiva en los procedimientos de expulsión. Si se cumple el umbral legal más alto para la suspensión de la expulsión, el juez de inmigración tiene el mandato de otorgarlo, independientemente de otros factores que de otro modo podrían afectar la elegibilidad para el asilo.

Diferencias en la documentación y pruebas requeridas.

Si bien el Formulario I-589 es el formulario de inmigración universal que se utiliza para solicitar asilo y suspensión de expulsión, las cargas probatorias difieren. Los solicitantes de asilo deben reunir pruebas convincentes de una persecución pasada o de un temor fundado de una futura persecución, mientras que aquellos que buscan suspender la expulsión deben presentar pruebas aún más convincentes de una probabilidad de persecución.

Además, los solicitantes de la Convención Contra la Tortura (CAT), otra forma de protección, deben proporcionar pruebas de que la tortura es más probable que no cuando regresan a casa, lo que puede incluir documentación completa de las condiciones del país y testimonios personales.

Papel del oficial de asilo de USCIS en el proceso de solicitud de asilo afirmativo

Los oficiales de asilo de USCIS tienen la tarea de realizar entrevistas para aclarar la esencia de los temores del solicitante y la persecución que pudo haber experimentado o que probablemente experimentará. Las entrevistas son partes críticas del proceso de asilo donde los solicitantes relatan sus experiencias en detalle, a menudo con la ayuda de intérpretes y se les permite tener a sus abogados presentes.

Después de la entrevista, se pedirá a los solicitantes que regresen a la oficina de asilo en una fecha específica para recibir la decisión sobre su solicitud de asilo. Esta interacción personal con el oficial de asilo es fundamental tanto para establecer la narrativa del caso del solicitante como para servir como base para las decisiones tomadas sobre el estado de su solicitud de asilo.

Papel del juez de inmigración en el proceso de solicitud defensiva

Cuando no se concede una solicitud de asilo afirmativa, o cuando las personas son sometidas a procedimientos de expulsión por otros motivos, un juez de inmigración se vuelve fundamental en su búsqueda de protección humanitaria. Los jueces de inmigración tienen la autoridad para rechazar o negar solicitudes de asilo o suspensión de expulsión si determinan que el solicitante no ha establecido un caso prima facie para obtener reparación.

Aquellos que enfrentan una denegación reciben un aviso de al menos diez días antes de emitir una orden de deportación, lo que les otorga una ventana para cualquier respuesta o presentaciones adicionales. En ciertos casos, es posible que no se lleve a cabo una audiencia completa si el juez de inmigración concluye que la evidencia proporcionada no establece un reclamo suficiente de protección bajo la ley estadounidense.

Una nota importante es que, a diferencia de lo que ocurre en los tribunales penales, el gobierno de los Estados Unidos no proporciona representación legal en los tribunales de inmigración. Por lo tanto, si bien los solicitantes pueden buscar asesoramiento jurídico, no tienen derecho a un abogado designado por el gobierno. Esto enfatiza la importancia de acceder a asistencia jurídica a través de otros medios para quienes no pueden pagarla, como buscar empresas o programas locales de inmigración pro bono.

Factores creíbles de miedo y persecución

El término “miedo creíble” tiene un peso significativo en los casos de asilo y retención de expulsión dentro del sistema de inmigración de Estados Unidos. Este concepto se aplica al proceso de evaluación mediante el cual quienes afirman que necesitan refugio son evaluados para determinar la autenticidad y razonabilidad de su temor a la persecución. Solo en el año fiscal 2019, Estados Unidos vio un número abrumador de personas (más de 213.000) solicitar asilo, lo que pone de relieve una creciente necesidad de protección. Un aumento notable en aquellos que tienen un temor creíble de persecución de 10.838 en el año fiscal 2012 a 75.252 es indicativo de la escalada de problemas globales que impulsan estas solicitudes. En la práctica, una entrevista de miedo creíble realizada en la frontera es crucial, ya que aquellos que demuestran con éxito un miedo creíble son dirigidos a procedimientos de expulsión normales donde las solicitudes de asilo pueden ser tramitadas más exhaustivamente.

Definición de miedo creíble

En el centro del proceso de asilo está la definición de “miedo creíble”. Si una persona puede demostrar, generalmente en una entrevista con un oficial de asilo de USCIS, que ha sido perseguida o que tiene un temor genuino y realista de sufrir daños por motivos protegidos como raza, religión, nacionalidad, miembro de un grupo social en particular o posición política. opinión, serán transferidos para solicitar asilo ante el tribunal de inmigración. Sin embargo, aquellos con una orden de deportación previa enfrentan un desafío exigente: deben demostrar un temor razonable de persecución que conduzca a procedimientos de expulsión únicamente con retención, donde son elegibles para solicitar la suspensión de expulsión, pero no asilo. A pesar del reciente aumento de solicitantes de asilo, aquellos a quienes sólo se les concede la suspensión de la expulsión siguen siendo relativamente escasos.

Importancia de demostrar un miedo creíble en cualquier tipo de caso de asilo

No se puede subestimar la importancia de demostrar un miedo creíble en los casos de asilo. Esta manifestación es un factor fundamental ya que dicta la elegibilidad de un individuo para recibir protección de asilo en los EE. UU. En consecuencia, USCIS tiene una responsabilidad considerable y realiza entrevistas diligentemente para verificar afirmaciones de miedo creíbles. Un juez de inmigración también querrá que el individuo presente pruebas suficientes para probar su solicitud de asilo.

El miedo a la persecución como base para suspender la expulsión

Como ya se mencionó, la suspensión de la expulsión es una barrera dentro del sistema judicial de inmigración que impide que un juez de inmigración envíe a alguien a un país donde probablemente enfrentaría persecución o tortura. Sin embargo, el estándar de prueba para la suspensión de la expulsión requiere que el solicitante demuestre de manera convincente que es más probable que se enfrente a persecución por uno de los motivos protegidos al regresar a su país de origen. Este nivel de prueba es notablemente más alto que el requerido para el asilo y lo dictamina un juez de inmigración en los procedimientos de deportación.

Superar el plazo de un año para la presentación de solicitudes de asilo

Un requisito clave en el proceso de solicitud de asilo es el plazo de presentación de un año. Por lo general, los solicitantes de asilo deben presentar su Formulario I-589 dentro de un año de su llegada a los EE. UU. Sin embargo, existen excepciones críticas a esta regla que reconocen la complejidad de la situación de cada uno. La consideración de circunstancias extraordinarias, como enfermedades graves o discapacidades mentales o físicas, y cambios de circunstancias que afectan materialmente la elegibilidad para el asilo (como cambios en las condiciones del país de origen o alteraciones en la ley estadounidense aplicable) pueden permitir que una persona supere este plazo de presentación de un año. Es esencial que quienes buscan asilo comprendan estas excepciones y, si corresponde, presenten argumentos convincentes y pruebas de respaldo para explicar la demora y aún así poder solicitar asilo.

Opciones para obtener la residencia permanente o el estatus de inmigración legal

Para aquellos a quienes se les concede asilo, existe la opción posterior de solicitar la residencia permanente. Los asilados son elegibles para solicitar una tarjeta verde si cumplen con los siguientes requisitos. Primero, USCIS o un juez de inmigración deben haberles concedido asilo. En segundo lugar, deben presentar correctamente el Formulario I-485, Solicitud para registrar residencia permanente o ajustar estatus. En tercer lugar, deben estar físicamente presentes en los EE. UU. cuando presenten el Formulario I-485. Cuarto, deben haber estado presentes en los EE. UU. durante al menos un año después de que se les concedió el asilo. Quinto, usted califica para solicitar un ajuste de estatus dentro de los EE. UU. o es elegible para una exención de inadmisibilidad. Y, por último, merecen un ejercicio favorable de discreción, lo que significa que su caso es digno de consideración favorable para ser aprobado.

Los derivados (incluidos cónyuges e hijos) del titular principal de asilo también pueden solicitar su tarjeta de residencia al mismo tiempo que el solicitante principal.

Desafíos que enfrentan los solicitantes de asilo en el proceso de solicitud

El camino hacia la obtención de asilo comienza con un proceso de solicitud difícil, en el que los solicitantes de asilo se ven obligados a demostrar un temor creíble por su seguridad al ser expulsados de los EE. UU. Esto implica presentar pruebas convincentes de persecución frente a un escrutinio estricto por parte de los jueces. Para los solicitantes de asilo afirmativo que enfrentan una denegación, el proceso no termina ahí; tienen la opción de transferir su caso como un proceso defensivo a través de la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración (EOIR), brindándoles otra oportunidad de cumplir con los requisitos de elegibilidad para asilo.

Aquellos detenidos sin la documentación adecuada e identificados como víctimas de persecución son inmediatamente colocados en procedimientos de deportación donde pueden solicitar asilo ante un juez de inmigración. Además, los solicitantes de asilo en los EE. UU. sin un estatus migratorio válido pueden enfrentar desafíos complicados al solicitar una autorización de empleo, que sigue un conjunto de períodos de espera y criterios de elegibilidad cruciales para mantener los medios de vida durante el período de solicitud.

Implicaciones futuras y cambios en las políticas de inmigración

El panorama de políticas de inmigración restrictivas introducido por la administración Trump ha provocado disminuciones sustanciales en el número de personas a las que se les ha concedido asilo y se ha suspendido su expulsión. Los cambios políticos clave han hecho más difícil el camino para obtener ese alivio, haciendo más difícil demostrar los requisitos de elegibilidad para el asilo.

Importancia de contar con la asistencia de un abogado de inmigración para el asilo

Independientemente de qué forma de alivio o tipo de caso de asilo solicite, una cosa es segura: la importancia de contar con un abogado de inmigración que lo ayude en la presentación y preparación del caso. Los abogados de asilo llevan a cabo tareas cruciales durante el proceso, que incluyen, entre otras, realizar investigaciones exhaustivas, recopilar y documentar pruebas, preparar escritos legales y comparecer ante el tribunal si el caso es ante un juez de inmigración. Lo más importante es que el abogado lo guiará a lo largo del proceso y estará ahí para ayudarlo en cada paso del camino.

Gondim Law Corp. cuenta con abogados experimentados que se mantienen actualizados con los cambios en las leyes y políticas de inmigración, asegurando que nuestras estrategias se adapten a sus necesidades individuales. Nuestro compromiso con usted es garantizar que esté completamente informado y preparado para su caso de asilo.

GRATIS EVALUACIÓN PREVIA PARA GREEN CARD O VISA

Completa nuestro formulario para recibir una evaluación previa en la aplicación para una Green Card (Tarjeta Verde), Visa o otros tipos de procesos que se encuentran dentro de los diferentes servicios que ofrecen los abogados de inmigración en Gondim Law Corp.

;